Loading...
No compartas el mate, vasos o cubiertos
PROTOCOLO Y REGLAMENTACIÓN PROVINCIAL - COMITÉ COVID-19 - GOBIERNO DE SAN JUAN
PROTOCOLO Y REGLAMENTACIÓN PROVINCIAL - COMITÉ COVID-19 - GOBIERNO DE SAN JUAN
Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

2.3.7 Recomendaciones para Personas con Discapacidad (PcD) y sus cuidadores

Compartir
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Imprimir

Contenido en este documento

Las medidas de prevención en personas con discapacidad requieren de involucrar activamente a la PcD en todas las medidas de protección y vigilancia que se adopten para prevención del COVID-19, con respecto de su autonomía y libertad para tomar sus propias decisiones.

A estos efectos, se deben usar formas de comunicación que sean comprensibles para personas con discapacidad intelectual y psicosocial. Las comunicaciones que se emitan, recomendaciones, instrucciones vinculadas con la emergencia sanitaria, deben proveerse en formatos y medios accesibles para las personas con discapacidad.

Estrategias de comunicación efectiva

A continuación, se describen estrategias para lograr una comunicación efectiva con la persona con discapacidad:

  1. Siempre que sea posible, hablar con la persona con discapacidad e intentar obtener información directamente de esta, y no solo a través de sus cuidadores;
  2. Ser paciente. No hacer suposiciones. Confirmar haber comprendido lo que la persona ha expresado;
  3. Solicitar permiso antes de ayudar o tocar a la persona, o sus ayudas técnicas, como sillas de ruedas o bastones blancos;
  4. Cuando sea necesario, identificar a aquellas personas que pueden facilitar la comunicación con las PCD;
  5. Las personas con TEA y/o discapacidad intelectual pueden presentar dificultades para comunicarse o entender los mensajes. Se recomienda utilizar una comunicación verbal clara, con pocas palabras, concretas y recurrir al uso de objetos o imágenes como referencia de la actividad que se quiere comunicar.

Procedimientos y protocolos médico-sanitarios

Para cualquier procedimiento como puede ser la colocación de barbijos o la realización de hisopados o extracciones de sangre es importante anticipar la conducta con imágenes previo a su realización. Así mismo muchas personas pueden presentar dificultades de procesamiento sensorial por lo que factores ambientales como las luces fuertes o los ruidos altos pueden resultarles muy agresivas y producir respuestas conductuales que en otras personas serían inesperadas.

De poder hacer las adaptaciones realícelas, caso contrario no se impaciente y trate de transmitir tranquilidad; 6. Las personas con discapacidad auditiva (sordera o audición reducida) suelen utilizar el lenguaje de señas. Si no conoce esta lengua, utilizar el lenguaje corporal, ayudas visuales o palabras clave, y hablar de manera lenta y clara.

Al hablar con una persona que es capaz de leer los labios, mantener el contacto visual y no taparse la boca; 7. En cuanto a las personas con discapacidad visual (ceguera o visión reducida) describir el entorno y presentar a las personas que se encuentran en él, así como los procedimientos a realizar.

En caso de que la persona con discapacidad utilice dispositivos de ayuda como silla de ruedas, bastón, andador, tabla de transferencia, bastón blanco o cualquier otro elemento que se toque a menudo y se use en espacios públicos, asegúrese de que se los desinfecte con frecuencia.

Cuidado de sillas de ruedas

A continuación, se describen partes concretas de las sillas de ruedas que deberían ser higienizadas frecuentemente de acuerdo a lo establecido en el apartado 2.2.4 del presente protocolo:

  • Funda del asiento: los usuarios suelen estar sentados un promedio de 10 horas todos los días en su silla de ruedas. La funda del asiento sufre compresión con el cuerpo, por lo que la aireación es mala. También puede producirse humedad y afectar a la acumulación de residuos y gérmenes.
  • Almohadilla para la espalda: la almohadilla para la espalda toca la piel de la espalda en un área grande y también es fácil de mojar con sudor. El material suele estar caliente y puede estar húmedo.
  • Puños de empuje: es uno de los focos de infección de las sillas de ruedas. Son utilizados por diferentes manos y fácil de transmitir contagios. Es imprescindible limpiar estas zonas.
  • Neumáticos: las partes de la silla de ruedas que tocan el suelo, además de rodar a través de diversos entornos.
  • Aros de propulsión: son los que más contacto toman con las manos de la PCD. En el caso de sillas de ruedas eléctricas, prestar especial atención a la desinfección del joystick.
  • El chasis también debe ser desinfectado frecuentemente.

En caso de otro tipo de producto de apoyo, se deben tener en cuenta las mismas recomendaciones y desinfectar las partes del elemento, haciendo especial énfasis sobre todo cuando se hace uso en lugares públicos.

Contemplar además que, en caso que la persona con discapacidad requiera de apoyo para su movilidad, se recomienda tomarse del hombro o la espalda de la persona que le asiste, considerando que los brazos son utilizados para cubrir estornudos o tos, por lo que podrían estar contaminados.

 

Palabras clave: discapacidad física, discapacidad motora, discapacidad sensorial, auditiva, visual, psíquica, síndrome de down, ciegos, sordos, silla de ruedas, especiales, capacidades, diferentes.

PROTOCOLO Y REGLAMENTACIÓN PROVINCIAL - COMITÉ COVID-19 - GOBIERNO DE SAN JUAN

Para más información visite comitecovid.sanjuan.gob.ar – #QuedateEnCasa

× Hacé una consulta