Loading...
Nos cuidamos entre todos
PROTOCOLO Y REGLAMENTACIÓN PROVINCIAL - COMITÉ COVID-19 - GOBIERNO DE SAN JUAN
PROTOCOLO Y REGLAMENTACIÓN PROVINCIAL - COMITÉ COVID-19 - GOBIERNO DE SAN JUAN
Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

2.4.1 Recomendaciones para residencias de adultos mayores: Organización de los procesos de trabajo

Compartir
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Imprimir

Contenido en este documento

El presente apartado tiene como fin comunicar lineamientos y generar criterios tendientes a la prevención de la expansión de la infección por COVID-19 atendiendo a la garantía de continuidad en el cuidado de las personas mayores.

Las pautas de prevención y detección temprana tienen por finalidad proteger la salud de los residentes como también del personal en su conjunto

Organizacion de los procesos de trabajo

A efectos de organizar los procesos de trabajo para garantizar la aplicación de las medidas preventivas correspondientes, se deberán seguir los siguientes recaudos:

• Disponer de planes de acción y contingencia garantizando la implementación de medidas de prevención y de respuesta ante la eventual aparición de casos sospechosos de COVID-19 en la institución.

• Considerar la posibilidad de que el personal de la Residencia se desempeñe de manera exclusiva en la misma.

• Implementar las medidas necesarias para minimizar el contacto entre las personas. En este sentido la disposición de los puestos de trabajo, la organización de la circulación de las personas y la distribución de espacios y mobiliario, debe adecuarse o modificarse con el objetivo de garantizar el distanciamiento.

• Priorizar el establecimiento de equipos fijos de trabajo, organizando el personal de modo tal que mantenga una atención continua a los mismos residentes, con el fin de minimizar el impacto potencial del aislamiento de contactos estrechos en caso de infección del personal o residente/s. Es importante evitar la rotación del personal asignado para la atención directa de las personas mayores, reduciendo así el riesgo de trasmisión cruzada en el caso de una sospecha de COVID-19 y ayudar a la trazabilidad epidemiológica.

• Establecer un plan de continuidad en la prestación de servicios en caso de ausencias laborales por COVID-19. Disponer de personal suplente para cada equipo.

• Evaluar la posibilidad de organización de turnos, con equipos de atención fijos, en el uso de espacios comunes con el fin de mantener una distancia de seguridad entre los residentes de 2 metros y con una limpieza correcta al finalizar el turno.

• Acondicionar zonas limpias (office de enfermería, cocina, baño de personal, habitación de mucama, habitación de limpieza, administración) sin acceso a las personas residentes. Las zonas sucias son las habitaciones y áreas comunes.
Establecer, si es posible, circuitos diferenciales de ingresos y circulación de personal y proveedores y de los residentes.

• En esta etapa, está prohibido el ingreso de personas que no trabajan en la Residencia y la suspensión de las salidas de la Residencia. Se restringen todas las visitas a los residentes.

• Informar a residentes, visitantes, familiares y proveedores sobre las medidas preventivas adoptadas mediante carteles al ingreso de la Residencia y en distintos espacios de la misma.

• Se deben implementar programas intensificados de limpieza, siguiendo las recomendaciones sobre técnicas de limpieza recomendadas por el Ministerio de Salud Pública, con especial atención a las zonas donde puedan transitar mayor número de personas y las superficies de contacto frecuente barandillas, pasamanos, picaportes, botones, llaves de luz, mesas. Tener especial cuidado en los elementos de apoyo a la movilidad como bastones, andadores, sillas de ruedas. La limpieza debe realizarse en tiempos cortos.

• Disponer en el ingreso, y espacios comunes como sala de usos múltiples o comedor, de envases de solución hidroalcohólica, pañuelos desechables y contenedores de residuos.

• Disponer en las habitaciones de los residentes envases con solución hidroalcohólica y pañuelos de papel.

• Promover que los cuidadores trabajen junto al personal de salud en la identificación de casos sospechosos entre los residentes. Se recomienda asignar al personal de cuidado y/o de enfermería un grupo determinado de residentes para poder hacer un seguimiento diario de la salud y registrar la evolución. Esta medida es fundamental ya que ese personal a cargo será el contacto estrecho en caso de que se presente una sospecha o confirmación de COVID-19.

• Se recomienda diagramar los circuitos de atención para casos sospechosos y si es posible disponer de un espacio o consultorio de aislamiento respiratorio. Asegurar que se le coloque barbijo a la persona con síntomas.

• Asegurar que el mismo cuente con equipos de Protección Personal (EPP) para el personal de salud y carteles sobre secuencia de colocación y retiro de EPP.

• Tener disponible y visible la información de los procedimientos y comunicación a seguir, así como teléfonos útiles.

• Si un residente debe salir de la Residencia para recibir atención en un Centro asistencial o realizar trámites personales impostergables, debe proceder siguiendo las recomendaciones establecidas en el apartado 2.3 del presente protocolo.

Palabras claves: Geriatrico, Residencia, Seguridad, Trabajo, Enfermero, Cuidador, Enfermera, Protocolo, Abuelo, Abuela, Adulto Mayor, Hogar de ancianos, Residencias viejos.

PROTOCOLO Y REGLAMENTACIÓN PROVINCIAL - COMITÉ COVID-19 - GOBIERNO DE SAN JUAN

Para más información visite comitecovid.sanjuan.gob.ar – #QuedateEnCasa